Reconstrucción de Casa de Bill W. y Oficios

 

 

Para el mes de enero de 2005 con dinero propio alquilamos el solar de Estados Unidos 1312 donde hoy funciona la “Casa de Bill W”, una antigua casa en ruinas que nos permitía dos cosas, pagar un alquiler pequeño siempre que lo hiciéramos todo de una vez y sin garante.

       

Salimos en busca de ayuda económica para arreglarla y solo un año más tarde gracias a SEDRONAR, logramos reunirnos con los fondos necesarios para acondicionarla.

 

Convertimos con la ayuda de SEDRONAR, una cueva de hampones, en un centro de atención de adictos y alcohólicos.       

 

La falta de baños, de instalación eléctrica adecuada, de espacios acordes para las distintas tareas que pretendíamos realizar, hizo que jamás bajemos los brazos.

 

A pesar de los faltantes la gente comenzaba a requerir de los servicios de AARA,  y nadie fue dejado fuera.

 

Los arreglos eran realmente importantes teniendo en cuenta que el edificio data de principios de siglo, a lo que hay que agregar el abandono por parte de su dueño, pero se logró.

Carecía de baños en el nivel inferior, no había pisos en el salón “Don Héctor” y el del salón “Dr. Susin B.” estaba deteriorado, el revoque tuvo que hacerse a nuevo en todo el edificio y no había una cocina instalada. Los desagües cloacales no existían. La instalación eléctrica era de cables de tela, los que estaban en tal deterioro, que descargaban electricidad sobre las paredes.

 

Las escaleras carecían de barandas, como así también el puente aereo que comunica al Salón “Dr. Calabrese”; este espacio no tenía barandas ni contención alguna. En la baulera se veía igual deterioro que en el resto del edificio.

 

La escalera que comunica a la terraza, carecía de barandas al igual que la escalera de ingreso al edificio.

 

La sala “Dr. Astolfi” no tenía revoque ni cielorraso, el baño del nivel superior tuvo que ser instalado, como así también el tanque de agua al que se le puso un motor para solucionar la falta de agua y además hacer la bajada del liquido hacia los tres baños y cocina.

 

Se vidrió el tragaluz y en el salón “Dr. Calabrese” se colocaron vidrios de contención de 8 mm., adosados a la estructura de hierro. Se agregaron varas de hierro a las rejas de la terraza para evitar que las personas se asomen al vacío.

 

Lo que hoy es la sala de espera “Dr. Pochat” estaba en inusual deterioro, convirtiendo el espacio en un lugar de tranquilidad y belleza estética

 

 

Nuestro estilo:

 

La “Casa de Bill W.”, es un Centro de Información y  Aprendizaje, no tiene similitudes con comunidades terapéuticas, centros de día o ambulatorios.

 

El sistema es de libertad absoluta, no hay normas rígidas, no existen las penitencias o castigos, tampoco las tareas son obligatorias. Todas las actividades son sugeridas. Somos concientes que quienes no cumplen con estas sugerencias son castigados por el consumo. La vida es la encargada de limitar a quien no decide ponerse freno a sí mismo.

 

Inculcamos que la felicidad nada tiene que ver con los momentos alegres, sino que es la consecuencia de la tranquilidad espiritual producto de los actos honorables que realiza la persona.

 

Los actos deshonestos, por menores que estos sean llevan al adicto en recuperación directamente al consumo.

 

Consideramos que el peor encierro que puede sufrir un ser humano es el de no poderse ver a sí mismo. La ceguera espiritual impide cualquier reconstrucción personal.

Tomamos el amor como un valor a construir y no como un sentimiento. El sentimiento que se confunde con amor es la pasión, que se diluye con facilidad.

 

El amor, según nuestra concepción, nace luego de lograr un mínimo de respeto por uno mismo. Es decir, nos volcamos a cultivar el respeto como valor inicial para de ahí en más iniciar el camino de la recuperación.

 

En la “Casa de Bill W.”, trabajamos en forma sistemática el programa de 12 pasos extraído de los grupos de autoayuda. Los 12 pasos son el camino al autoconocimiento. Sin el conocimiento personal, no se pueden producir acciones coherentes.

El adicto vive según sus instintos, de una manera similar a los animales primitivos, no piensa sobre las consecuencias de sus acciones y deriva siempre en problemas sociales, afectivos, morales y espirituales; haciendo de su vida un verdadero calvario.

 

Otro aspecto importante es el autoabastecimiento como eje fundamental del respeto por sí mismo. El depender de terceros, sea de la droga o de otras personas, pone al adicto en una posición inferior al resto de las personas, provocando miedo e incertidumbre.

 

La base fundamental sobre la que se apoya la enfermedad de la adicción es el miedo, el miedo irracional que impide cualquier tipo de razonamiento.

 

Enseñarles a combatir ese miedo, los convierte en seres libres.

 

La reacción inmediata posterior al miedo es la ira y ésta tiene dos caras, una es la agresión y la otra es la depresión. Llegara a detectar el miedo impide que la ira se desate, y solo es posible si la persona se conoce a sí mismo.

 

El autoabastecimiento da al individuo la seguridad necesaria para incorporarse frente a la vida y en este aspecto también trabajamos estrechamente con SEDRONAR.

 

La mayoría de los adictos llegan a pedir ayuda luego de una vida desordenada, donde no existió la posibilidad del perfeccionamiento intelectual o el aprendizaje de un oficio. Esto no tiene que ver con la falta de oportunidades, sino con la inacción del sujeto, el impedimento emocional de visualizar un futuro para sí mismo.

 

La Casa de Bill W., es utilizada por los adictos en recuperación para distintas actividades, ya que no todo es cursos de oficio o trabajo del programa de recuperación. Los fines de semana se hacen reuniones familiares y bailes. Se festeja el tiempo limpio (sin drogas) de los compañeros. Se ven recitales y partidos de fútbol, se hacen campeonatos de ajedrez y de truco.  Se realizan asados y choriseadas, siempre a cargo de los adictos en recuperación, que toman la casa como propia. Es una espacio que se les brinda gratuitamente libre de alcohol y drogas, donde se sienten cuidados y contenidos.

 

Debemos aclarar que para nosotros no hay finalización en la tarea de la recuperación personal, ya que no abordamos el tema desde un tratamiento con inicio desarrollo y fin, sino que lo hacemos implantando un nuevo estilo de vida.

 

El adicto que llega a las puertas de la Casa de Bill W. sabe que ya no está más solo. El único requisito para permanecer en la Institución es la concurrencia diaria a los grupos de autoayuda como Alcohólicos Anónimos o Narcóticos Anónimos.

 

Todos nuestros servicios son gratuitos. Entendemos que si deseamos diferenciarnos de los vendedores de muerte, no podemos sacarle dinero para devolverles el bienestar y la vida que soñaron llevar alguna vez.

 

 

Un oficio de rápida salida laboral

 

Cuando planteamos esta posibilidad como parte de la reinserción social del adicto, SEDRONAR estuvo en un todo de acuerdo y puso en manos de la Asociación Antidrogas de la República Argentina, los medios económicos necesarios para llevar adelante cuatro cursos.

 

Los cursos son dictados por adictos en recuperación con más de tres años de recuperación. Durante las clases se acentúa el beneficio de aplicar el programa de 12 pasos en la visa laboral.

 

Vidriería

Armado de PC

Camarero

Decoración de Vidrieras

 

Vidriería

 

El arte de la vidriería no consiste solamente en saber colocar un vidrio o tomar las medidas correctas de una ventana, tiene que ver con distintas clases, la manera de trabajarlos, su montaje, su estructura e inclusive la decoración. En el término de tres meses se logra adquirir los elementos mínimos para iniciarse en el arte de la colocación de vidrios, también se pone el énfasis en la responsabilidad, el trato con el cliente y la honorabilidad como arma única de conservación del cliente.

 

Armado de PC

 

Uno de los oficios con mayor salida laboral es el Armado de PC. Este oficio consiste en conocer el interior de la PC, única manera de lograr saber cual es el inconveniente que tiene con un simple golpe de vista.

Conocer el interior; de la misma manera que se trabaja en la recuperación personal.

No se reduce a la extracción de plaquetas dañadas por nuevas, sino que a la puesta en funcionamiento donde la pericia de la instalación de programas de funcionamiento, son la base fundamental del armador. Las posibilidades laborales son muy variadas.

 

Decoración de vidrieras

 

La idea fundamental de este curso es formar un profesional en todo lo referido a una vidriera comercial. Desde  la colocación armónica de los objetos hasta los trucos visuales para llamar la atención  de quienes la vean.

El curso lo dividimos en una primera etapa teórica en la que nos dedicamos a estudiar la composición del color, el peso visual de los objetos y la influencia fundamental de la vidriera en las ventas de un comercio.

En una segunda etapa trabajamos fabricando nuestros propios decorados con materiales económicos, es en este punto donde el alumno empieza a poner en práctica su creatividad y lo aprendido teóricamente.

 

Y la última etapa  es en la que decoramos y armamos unas vidrieras que  preparamos para simular un local. Trabajamos  todas las clases un rubro distinto (indumentaria femenina y masculina, zapatería, perfumería, joyería, etc.) Este es el momento más importante del curso por que les da la primera experiencia real del trabajo completo.

Terminado el curso podría decirse que se encuentran  preparados para decorar cualquier estilo de vidrieras.

 

La decoración de vidrieras es un oficio muy buscado y muy bien pagado. En el se maneja no solo el aprendizaje del oficio en sí, sino el orden como base fundamental de la integridad personal. La decoración de vidrieras puede hacerse a partir de la inventiva y creatividad necesarias para esta tarea fascinante y difícil. Sin embargo para llevarla adelante es necesaria la tranquilidad espiritual y el orden interno que es expresado por el artista, con la capacidad suficiente para acaparar la atención del transeúnte. Un buen decorador de vidrieras deberá ordenar su vidriera interior para lograr el objetivo final.

 

Camarero

 

El oficio de Camarero abarca mucho más que el de un simple mozo, no se trata de llevar algo en una bandeja y servir en una mesa. Lograr que un servicio se convierta en un arte es mucho más complejo. Que es un Metre, que lugar ocupar en un salón, como tomar un pedido, como dirigirse, de que forma ingresar los platos, como retirarlos, a quien llevar la adición, como servir una ensalada, son secretos que llevan práctica y esmero.

 

Las instalaciones de la “Casa de Bill” W. y sus escaleras son muy bien aprovechadas para practicar el equilibrio y la elegancia, la cortesía y la finura con que un camarero debe desplazarse por un salón.  En este oficio que es de permanente interacción con desconocidos, se debe aplicar todos los conceptos del programa, desde la aceptación y la buena voluntad, hasta la responsabilidad y la cordialidad.

 

De los alumnos:

1)     Las personas que participaron de los cursos no tuvieron recaídas en ese período.

2)     La integración con no adictos que tomaron los cursos fue normal.

3)     El 25 % de ellos está trabajando en sus nuevos oficios, pudiendo autoabastecerse hasta la fecha.

4)     Los niveles de frustración decrecieron; lograron visualizar el error como parte del aprendizaje y no como un fracaso.

 

Agradecemos a SEDRONAR la posibilidad económica que nos ha brindado, hemos comprobado que cuando el adicto tiene la mente y las manos ocupadas en algo útil, difícilmente piensa en drogas.

 

Deseamos invitar a todos los adictos en recuperación becados por SEDRONAR que deseen tener un oficio, a tomar estos cursos trimestrales de rápida salida laboral. Estamos convencidos que la recuperación personal se completa con el autoabastecimiento individual.

 

El logro mas importante de un adicto en recuperación es el de dejar de depender económicamente de terceros, esto le brinda seguridad en sí mismo y por primera vez saborea el respeto por sí mismo. No hay posibilidades de una reinserción completa, si el individuo no logra mantenerse a sí mismo pecuniariamente.

 

 

Ciudad de Buenos Aires, Noviembre de 2006

 

 

 

Claudio Izaguirre
Presidente
Asociación Antidrogas de la República Argentina
Estados Unidos 1312 Capital Federal – 4306-1002 // 4942-1789 // 155 132 8916
info@asociacionantidroga.org.ar

http://www.asociacionantidroga.org.ar