Usuario
Contraseña
 
 
  Quénes Somos
  Objetivos
  Lucha contra el Narcotráfico
  Prevención
  Asistencia
  Contáctenos
  Noticias
  Programas
 
Insitucional - home

Líneas de Acción

Datos
 
 

 

 

Alfredo CAHE: Un medico que no quiere saber

En el tema de las adicciones hay profesionales que no saben y otros que no quieren saber, lo que pone al adicto en peligro de muerte.

En la vida del adictos las drogas no tienen categorías de nocividad, no tiene importancia cual utiliza, sino el efecto que estas producen en él.

El alcohol es metabolizado de una manera diferente en el adicto, que no puede parar de consumir, una vez ingerido el primer trago. Las recaídas en la rehabilitación de drogas, son producidas por drogas que supuestamente “dañan menos” como el alcohol y la marihuana.

Cuando un médico soslaya estos conceptos, está condenando a muerte a su tutelado; pero mayor es el daño cuando pone como causas reales del consumo, los pretextos que el adicto utiliza como excusa para la próxima dosis.

“No tiene paz” fue una de las frases elegidas por CAHE para defender el consumo del que “alquila su servicio de salud”, ignorando deliberadamente que las cuestiones foráneas nada tienen que ver con la recaída en el adicto.

Según REUTER el Dr. CAHE dijo que el paciente “estaba bastante mal anímicamente por problemas familiares que no voy a considerar, tenía cosas importantes que no podía manejar y eso lo había llevado a estar depresivo”. Pero quienes conocemos perfectamente el tema adicciones, sabemos que el adicto no consume porque tiene problemas, sino que en realidad TIENE PROBLEMAS PORQUE CONSUME.

Lo que saca al adicto del consumo no es la mano de un doctor, sino que el cambio integral de su estilo de vida y la aceptación de las consecuencias producidas por su consumo.

La formula es: aceptación de la enfermedad como propia de la persona, aceptación de un poder superior; reconocer, admitir y corregir los defectos de carácter. El cambio es interno y nada tiene que ver lo que hacen o dejan de hacer otras personas.

El adicto pretende, como un niño, acomodar el mundo a sus deseos; si un médico se lo incentiva la fórmula es letal.

Las universidades deberían ahondar profundamente en estos temas y preparar a los profesionales para estar frente a un adicto y su complejidad de pensamiento.

30-03-2007

Claudio Izaguirre

Presidente
Asociación Antidrogas de la República Argentina
Delegado por Argentina ante la Drug Watch International
Estados Unidos 1312 Capital Federal - 4942-1789 y 155 132 8916

www.drwebsa.com.ar/aara
http://personales.clipsite.com.ar/IZAGUIRRE/IZAGUIRRE.htm